Los beneficios para parejas o cónyuges del mismo sexo

¿Tengo derecho a recibir permiso en el trabajo para cuidar a mi cónyuge del mismo sexo?

Sí, tienes ese derecho. En 2014 el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos extendió los mecanismos de protección de la Ley de Ausencia Familiar y Médica (con información en español aquí) a todos los empleados que cumplen los requisitos y se encuentran casados con alguien del mismo sexo, independientemente de dónde vivan.

 

¿Cómo ha afectado la anulación de la Sección 3 de la DOMA (Ley de Defensa del Matrimonio), a los empleados de lugares de empleo privados (no de gobierno), que tienen un cónyuge del mismo sexo?

La experiencia de los empleados que buscaban obtener beneficios para sus parejas o cónyuges del mismo sexo en lugares de empleo privados (no de gobierno), cambió mucho luego de la decisión de la Corte Suprema de derogar la Sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA), especialmente en asuntos de impuestos.

La DOMA no prohibía a los empleadores el ofrecer la mayoría de los beneficios para cónyuges a las parejas o cónyuges del mismo sexo de sus empleados. Pero sí sometía a las parejas del mismo sexo a un trato discriminatorio en lo que se refería a los impuestos, así como a otras formas de trato desigual. No importaba si las parejas estaban casadas legalmente bajo ley estatal, o si tenían una unión civil o si estaban registradas como parejas domésticas (“domestic partners” en inglés). Por ejemplo, las parejas de un mismo sexo bajo cualquier estatus legal conferido por el estado tenían que pagar impuestos sobre el valor del seguro médico auspiciado por el empleador, impuesto que las parejas casadas, de sexos diferentes, no tenían que pagar. Ahora que ese aspecto de la DOMA ha sido derogado, todas las parejas casadas –del mismo sexo o de sexos diferentes– reciben el mismo trato para efectos de impuestos. En muchas instancias de impuestos federales, sin embargo, sigue habiendo discriminación contra las parejas creadas por unión civil o registradas como parejas domésticas porque esos estatus aún no han sido reconocidos, o no han sido reconocidos del todo, bajo la ley federal. Para mayores detallesa, visita nuestra página informativa en español sobre cómo la anulación de la DOMA te afecta.

Si vivo en un estado que reconoce el matrimonio de parejas del mismo sexo, ¿tiene mi empleador la obligación de darle a mi cónyuge del mismo sexo los mismos beneficios que provee para cónyuges de sexos diferentes?

Tu empleador está absolutamente obligado a proveer esos beneficios. Aunque la ley en estos asuntos sigue en progreso, en Lambda Legal creemos firmemente que cualquier desigualdad en cuanto a los beneficios u otras compensaciones para empleados con un cónyuge del mismo sexo, en vez de uno de sexo diferente, constituye un caso de discriminación sexual bajo la ley Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Si vivo en un estado en el que puedo casarme con mi pareja del mismo sexo, pero no lo he hecho, ¿tiene mi empleador la obligación de darle a mi pareja del mismo sexo los mismos beneficios que provee para cónyuges de sexo diferente?

Probablemente no. Independientemente de si nos parece justo o no, a los empleadores generalmente les está permitido distinguir entre los empleados casados y los no casados para efectos de los beneficios. Esto es así siempre y cuando los empleados sean libres de casarse sin importar el género y siempre que no exista la discriminación sexual. Y aunque algunas leyes estatales y locales prohíben la discriminación en el lugar de empleo sobre la base del estado civil, esos mecanismos de protección no siempre se aplican a los seguros ofrecidos por los empleadores del sector privado, porque esas leyes están previamente sujetas a otra ley federal llamada Ley de Garantía de Ingresos por Jubilación del Empleado (ERISA por sus siglas en inglés). Para mayor información en español sobre esta ley, consulta este enlace.

Si vivo en un estado que no reconoce los matrimonios de parejas del mismo sexo, ¿tiene mi empleador la obligación de darle a mi cónyuge del mismo sexo los mismos beneficios que provee para cónyuges de sexos diferentes?

Tu empleador puede y debiera proveer esos beneficios en forma igualitaria. Las leyes estatales que no reconocen los matrimonios de las parejas de un mismo sexo no tienen cómo controlar la habilidad de la mayoría de los empleadores privados para proporcionar beneficios a cónyuges del mismo sexo. En cuanto a los empleados públicos, Lambda Legal ha abogado exitosamente en la corte que la Cláusula sobre Protección Igualitaria federal exige que los empleadores públicos les ofrezcan a todos los empleados un modo por medio del cual sus cónyuges o parejas domésticas (“domestic partners” en inglés) califiquen para recibir beneficios familiares. Si el matrimonio no está disponible para los empleados con una pareja del mismo sexo, entonces el empleador debe ofrecer una manera alternativa en la que puedan estar cualificados. Los empleados públicos también se benefician ahora de una ola de decisiones federales, desde que la Corte Suprema derogó la DOMA en 2013, que han invalidado las leyes estatales que aún niegan el matrimonio para las parejas del mismo sexo.

Si vivo en un estado en el que no puedo casarme, ¿cómo defiendo ante mi empleador la necesidad de que le proporcione a mi pareja del mismo sexo los mismos beneficios, o beneficios similares, a los que les proporciona a cónyuges de sexos diferentes?

Existen tres argumentos centrales que puedes presentar:

1. El proporcionar beneficios a parejas del mismo sexo es justo y bueno para los negocios. Es por eso que el 62% de las compañías incluidas en Riqueza 500 (Fortune 500) (o Riqueza 1,000) ofrecen beneficios igualitarios como parte de sus políticas corporativas de forma voluntaria. Quieren atraer y retener a los mejores talentos, y quieren ser firmes con su declaración de compromiso con la igualdad de oportunidades en el empleo.

2. El hecho de que puedas viajar a otro estado para casarte no convierte eso en una opción “justa”. Haz una lista para tu empleador de las muchas razones por las cuales es importante casarse en el estado donde vives, como por ejemplo la proximidad de los seres queridos; la disponibilidad de un guía religioso o espiritual; y el no estar obligado a tener un estatus legal no reconocido por el estado en el cual uno vive. Esto crea inconsistencias y mucha confusión entre el estatus legal de una persona bajo la ley federal, y su estatus bajo la ley estatal.

3. Los empleadores del sector privado normalmente entienden que son libres de ofrecer beneficios igualitarios, independientemente de si el estado permite a las parejas de un mismo sexo casarse. Muchos empleadores importantes a nivel nacional han ofrecido beneficios a las parejas domésticas (“domestic partners” en inglés) por más de veinte años, dejando esto muy claro. Algunos empleadores públicos todavía pueden resistir las solicitudes de beneficios igualitarios sobre la base de la ley estatal, que niega el matrimonio de parejas del mismo sexo. Pero incluso en esos estados debiera existir una buena actitud frente a los beneficios igualitarios porque podría aplicárseles la Cláusula sobre Protección Igualitaria federal. Esto lo demostró Lambda Legal por medio de casos como Diaz v. Brewer (solo en inglés) en Arizona. Muchas decisiones de las cortes, después de DOMA, en las que se anulaban las prohibiciones matrimoniales a nivel estatal basadas en la Constitución de los Estados Unidos, refuerzan la noción de que los gobiernos estatales no debieran discriminar contra las parejas de un mismo sexo.

Para más información, comunícate en español con la Línea de Ayuda de Lambda Legal.