Temporada de Graduaciones

Help us make the case for equality.

DONATE NOW

Find Your State

Lo que la Juventud LGBTQ Necesita Saber

Date

Date: 
03/21/2006

Esta temporada de graduaciones, millones de jóvenes de todas partes del país rentarán trajes de etiqueta o comprarán vestidos; se preocuparán acerca de a quién le deben invitar como su acompañante (o quién los invitará a ellos) y harán planes para la fiesta escolar más grande del año. Cada año, entre todos esos millones de jóvenes, un creciente grupo de valientes estudiantes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e inquisitivos (LGBTQ por sus siglas en inglés) que se rehúsan a ser excluidos de las festividades, ejercen su derecho de llevar un acompañante del mismo sexo al baile de graduación. Si estudias en una escuela pública y estás pensando en llevar un acompañante del mismo sexo al baile de graduación, a continuación hay algunos aspectos importantes para tomar en cuenta. Fíjate que ésto no constituye consulta jurídica. Si piensas que te están impidiendo que participes en tu baile de graduación o que has sido objeto de discriminación al llegar al evento, ponte en contacto con Lambda Legal o con un abogado local.

Ocho preguntas y respuestas sobre tus derechos en el baile de graduación

1. ¿Puedo llevar un acompañante del mismo sexo al baile de graduación?

Sí. Puedes llevar un acompañante del mismo sexo al baile de graduación.

Tu participación con un acompañante del mismo sexo tuyo está considerada una “actividad expresiva”; es decir, estás expresando tu identidad y comunicando a los otros que tú y tu acompañante tienen el mismo derecho que cualquiera otra pareja de asistir al evento y disfrutarlo. Hace más que 20 años, una corte federal reconoció que la Primera Enmienda protege esta expresión, cuando dictó que Aaron Fricke, estudiante del último año de la preparatoria, tenía el derecho de llevar a su acompañante varón al baile de graduación. La preocupación de la escuela de que los otros estudiantes pudieran reaccionar de manera negativa contra Aaron y su acompañante no justificaba prohibirle que asistiera al baile. Se solicitó a la escuela que tomara las medidas de seguridad adecuadas para garantizar la seguridad de todos los estudiantes durante el evento.

También tienes derecho a un tratamiento igualitario por parte de tu escuela. Algunas leyes estatales sobre la educación prohíben la discriminación por base del género o la orientación sexual; algunas leyes estatales antidiscriminatorias se aplican a escuelas; y el Título IX,una ley federal, prohíbe la discriminación por base del género en cualquier programa o actividad educativa que reciba apoyo financiero federal. Las garantías de protección igualitaria que están establecidas por las constituciones estatales y federales también prohíben la discriminación irracional basada en el género o la orientación sexual.

2. ¿Qué debo hacer si mi escuela me informa que no puedo llevar un acompañante del mismo sexo al baile de graduación y me rechaza de comprar boletos?

Primero, trata de obtener el apoyo de tu(s) padre(s) o guardian(es) legal(es). Pídele(s) que se comunique(n) con el director de la escuela por nombre tuyo y que la escuela explique por escrito los motivos de su decisión negativa con respecto a tu situación. Si la escuela sigue oponiéndote, comunícate con Lambda Legal o con un abogado local.

3. ¿Qué hago si el director dice que la escuela me permitirá llevar a mi acompañante, pero que primero ambos tenemos obtener el permiso de nuestros padres?

Las escuelas no deberían singularizarles, ni a otras parejas del mismo sexo para tratamiento diferente. No hay justificación legal para exigir que algunas parejas obtengan permiso debido a su género u orientación sexual. A menos que una escuela requiera el permiso de los padres de todas las parejas, no debería exigírselo a ustedes. Y en el caso de que la escuela posteriormente argumente que el permiso especial de sus padres de alguna forma se lo quita el deber de garantizarles la seguridad durante el evento, sus padres deben solicitar una explicación completa de las autoridades escolares.

4. ¿Cómo podemos garantizar que tendrémos la seguridad que debemos tener en el baile de graduación?

Las escuelas no pueden rehusar a proporcionarte la misma protección que proporcionan a todas las demás parejas. Si te preocupa por tu seguridad, necesitas hablar con el director de tu escuela o con el superintendente del distrito antes ir al baile de graduación. Debes tratar de darles tanta información como sea posible sobre lo que ha ocurrido o quién ha sido amenazado. En el caso del Aaron Fricke, la corte determinó que “es posible tomar medidas de seguridad importantes y la Primera Enmienda establece que se tomen dichas medidas a fin de proteger, en vez de acallar, la expresión libre.” No deberías resultar en sentirte molestado u hostigado por asistir a tu baile de graduación.

5. ¿Qué hago si somos dos lesbianas y ambas queremos llevarnos los esmoquines (tuxedos)? ¿Puede establecer reglas de vestuario la escuela, limitándonos a los estereotipos tradicionales de género?

Si bien las escuelas puedan establecer reglas de vestuario generales para el baile de graduación, como el atuendo formal, no deberían obligarte a vestirse de tal manera que se iguala tu género. Impedir que una estudiante mujer vista un esmoquin porque sólo es “apropriado” que los estudiantes varones visten así es discriminar por base del género, y la escuela podría ser objeto de una denuncia por la discriminación sexual, de acuerdo con las leyes estatales de la educación, las leyes antidiscriminatorias, y el Título IX de la Constitución de Estados Unidos. El derecho de expresar tu identidad de género por medio de ropas adecuadas también debería estar protegido por la Primera Enmienda o por una ley estatal similar. Pero hay que tomar en cuenta que las cortes a veces han determinado que la preocupación de la escuela por motivos de seguridad, de distracciónes o alborotos sean válidos, y han defendido las reglas de vestuario según el género. Así que debes luchar por el derecho de vestir de la moda que deseas –la que te ofrece mayor comodidad y expresa tu identidad–pero también deberías considerar alternativas. (Por ejemplo, si no ganes la batalla para vestirte como deseas, siempre puedes protestar contra las reglas de vestuario usando un esmoquin recortado de papel como ramillete o como brazalete.)

6. Aunque la escuela tome medidas para garantizar nuestra seguridad, ¿Qué podemos hacer si otros estudiantes (o cualquiera otra persona) nos hostigan en el baile de graduación?

Necesitas reportar cualquier incidente a los funcionarios, al personal de seguridad o a otros vigilantes/acompañatas del baile. Si crees que podría haber problemas, pide el apoyo de amigos y aliados para que abran la pista juntos contigo durante el primer baile, para romper el hielo. Ésto puede crear un ambiente divertido, agradable, y de apoyo seguro durante la velada.

7. Si llegamos al baile y los funcionarios o vigilantes de la escuela no nos dejan entrar, ¿Qué podemos hacer?

Pide hablar con la persona encargada del evento y trata de convencerlo. Déjale saber que tienes el derecho a asistir, que no causarás ningún problema y que seguirás las mismas reglas de conducta (nada de pelear, nada de tomar alcohol) aplicable a todas las demás parejas. Si antes la noche del baile de graduación sabes que podría haber acusaciones de este tipo, puedes tomar medidas para evitar que te rechacen al llegar a la puerta. Podrías decirle por delante al director que llevarás a un acompañante del mismo sexo. Si el director se lo oponga, entonces puedes defender tu derecho de asistir al baile y abordar cualquier problema de antemano. Una vez que el director está de acuerdo con la situación, pídele un recado indicando que puedes asistir con tu acompañante. Lleva la nota contigo la noche del baile, y a lo mejor, no necesitarás usarla.

8. Al llegar al baile, ¿Qué hago si alguien intenta a impedir que bailemos juntos?

Tienes el derecho de participar en el baile de graduación de la misma forma que las otras parejas. Si bien la escuela tenga reglas de conducta que se apliquen a todos, no puede establecer una regla especial de “no bailar” para ti y tu acompañante. Los mismos principios jurídicos que te permiten asistir con tu acompañante también te permiten participar totalmente e igualitariamente en las actividades y diversión de la velada. Si alguien trata pararte, pide hablar con la persona encargada e infórmale de tus derechos. Si puedes, lleva contigo una copia de estas preguntas y respuestas como respaldo.