Conoce tus derechos

Información para proveedores de servicios que trabajan con jóvenes LGBTT en hogares grupales

Los jóvenes que son lesbianas, gay, bisexuales, transexuales, transgénero o tienen dudas sobre su sexualidad o identidad de género (LGBTT) y que son asignados a hogares comunitarios y a otras instituciones de albergue tienen mayor riesgo que sus pares que no son LGBTT de sufrir hostigamiento, discrimen y violencia.

La hostilidad cotidiana y la agresión verbal hacia jóvenes LGBTT a menudo son aceptadas como un aspecto de la cultura institucional. Los proveedores de servicios deben estar pendientes de estos peligros y crear un entorno seguro y acogedor para la juventud LGBTT.

Cuida la seguridad de los jóvenes LGBTT que se encuentran en hogares comunitarios y otros albergues.

Los profesionales de protección de menores y justicia y delincuencia juvenil tienen la obligación legal de proteger la seguridad física y psicológica de los jóvenes LGBTT a su cargo, ya sea en hogares comunitarios, centros residenciales de tratamiento u otras instituciones. Como proveedor de servicios, juegas un papel importante en la creación de un entorno que garantice la protección de los jóvenes LGBTT frente al hostigamiento y el discrimen. Esto incluye intervenir en situaciones que se dan entre jóvenes o cuando miembros del personal acosan o menosprecian a los jóvenes LGBTT.

Responde de manera inmediata al hostigamiento anti-LGBTT que ocurra en estas instituciones.

Comunica con claridad que no se tolerará ni el hostigamiento ni el discrimen en contra de las personas LGBTT en la institución. Ejemplifica y comunica el mensaje de manera constante a todo el personal y a los residentes. Nunca culpes a los jóvenes LGBTT cuando sean víctimas del hostigamiento o la violencia por vivir su identidad abiertamente, y no permitas que otros los responsabilicen por el maltrato que pudieran recibir.

Proporciona o participa en adiestramientos que sensibilicen y generen una conciencia LGBTT.

Pregunta si tu institución ofrece adiestramiento que prepare al personal para que trabaje con jóvenes LGBTT de manera eficaz y apropiada. Un programa ideal de capacitación incluye sugerencias para crear y mantener un entorno seguro para los jóvenes LGBTT, así como estrategias para responder a situaciones de hostigamiento y discrimen. Si tu institución no ofrece capacitación LGBTT, busca información y apoyo de recursos de la comunidad, la internet, libros y vídeos.

Rígete por políticas constantes en cuanto al comportamiento aceptable y adecuado a la edad de los jóvenes, en el contexto de sus relaciones románticas.

Los jóvenes LGBTT en instituciones del estado deben tener la garantía de gozar de los mismos derechos y privilegios que los jóvenes que no son LGBTT, en cuanto a las citas románticas, muestras de afecto y relaciones afectuosas. Es importante que los jóvenes LGBTT puedan expresarse a través de un comportamiento romántico adecuado para su edad, y que se sientan validados y dignos.

Toma decisiones apropiadas y personalizadas al asignar cuartos.

Cuando asignes cuartos, no tomes decisiones a partir de mitos y estereotipos sobre las personas LGBTT. Por ejemplo, nunca supongas que todos los jóvenes LGBTT tienen mayor predisposición que sus pares heterosexuales a demostrar un comportamiento sexual, o que todos son potenciales agresores sexuales. Por otra parte, no aísles o segregues a los jóvenes LGBTT con afán de protegerlos, y no les prohíbas compartir su habitación con otros jóvenes. Aunque tus intenciones sean las mejores, solo privará a los jóvenes LGBTT de la oportunidad de interactuar con sus pares y aumentará sus sentimientos de aislamiento. En instituciones divididas por sexo, en vez de asignar a los jóvenes trans y los jóvenes que no se rigen por los estereotipos de género de manera automática a unidades masculinas o femeninas, basándote en el sexo asignado desde el nacimiento, mejor toma una decisión personalizada, considerando el bienestar físico y psicológico del joven. Lo prioritario para estos jóvenes es la seguridad y la privacidad, sin tener que separarlos de la población general. Sin embargo, los cuartos individuales, en caso de estar disponibles, podrían ser una alternativa aceptable para un joven trans en una institución dividida por sexo.

Ten en cuenta las necesidades de los jóvenes trans y los jóvenes que no siguen los estereotipos de género cuando estos se encuentran en instituciones del estado.

Los jóvenes trans que se encuentran en instituciones del estado a menudo son víctimas de discrimen. El personal de estas instituciones debe tener en cuenta las necesidades de estos jóvenes y apoyarlos en su identidad de género, sin requerir que se ajusten a las normas de género tradicionales. Permíteles a los jóvenes que expresen su identidad de género por medio de su vestimenta, nombres, pronombres y su forma de arreglarse. Prepárate para defender a los jóvenes trans y los jóvenes que no se rigen por estereotipos de género para que reciban servicios competentes y afirmantes tanto médicos como de salud mental, incluyendo el acceso al uso supervisado de hormonas si son determinadas como apropiadas por un médico. Para más información, por favor consulta el enlace Trabajando con la juventud transgénero, disponible en español como parte de  Vamos al granoherramientas para apoyar a la juventud LGBTT en custodia del estado.

Exhibe afiches (posters) y símbolos de apoyo LGBTT.

Al exhibir símbolos de apoyo a la igualdad LGBTT, tales como triángulos rosas, arco iris o calcomanías (stickers) de zona segura, compartes un mensaje claro con todos los jóvenes y el personal. De esta forma, les indicas que apoyas y afirmas a la juventud LGBTT, y que además estás disponible para comentar temas relacionados a ellos. Los jóvenes rápidamente perciben estas claves de su entorno y a menudo el tenerlos expuestos marca una diferencia enorme.

Ayuda a que los jóvenes LGBTT tengan acceso a recursos de la comunidad.

Reduce la separación y el aislamiento de los jóvenes LGBTT, abriendo oportunidades para que interactúen de manera positiva con sus pares. Visita nuestra lista de recursos LGBTT locales y nacionales o desarrolla una lista propia y hazla circular entre todas las personas de tu institución, incluyendo a los jóvenes que posiblemente quisieran contactar a dichos recursos comunitarios en privado. Para más información, visita este enlace, la página en español de Lambda Legal en www.lambdalegal.org/es  y la página de www.cwla.org. También puedes consultar el siguiente directorio en inglés para encontrar el centro comunitario LGBTT más cercano (de la National Association of LGBT Community Centers), visitar su página www.lgbtcenters.org o buscar el grupo más cercano de Padres, Familiares y Amistades de Lesbianas y Gays (Parents, Families and Friends of Lesbians and Gays) en www.pflag.org.

Para conocer ejemplos de políticas LGBTT dentro del contexto del cuidado por parte del estado, comunícate con Lambda Legal, 1-866-LGBTeen (1-866-542-8336, llamada gratis) o visita www.lambdalegal.org/es/linea-de-ayuda.

Adaptado de Vamos al grano: herramientas para apoyar a la juventud LGBTT en custodia del estado, Liga Americana de Protección de Menores (Child Welfare League of America) y Lambda Legal (2006, actualizado 2012).