Conoce tus derechos

Información para familias con un menor LGBTT

Para algunos, enterarse que su familiar es lesbiana, gay, bisexual, transgénero o con dudas sobre su orientación sexual o identidad de género (LGBTT) puede ser complicado. Para otros, esta información es bienvenida y símbolo de confianza. La respuesta de los padres hacia su hijo LGBTT tendrá un impacto enorme en el desarrollo del menor y en la calidad de la relación paterno-filial.

No estás solo.

Cuando te enteres que tu familiar es lesbiana, gay, bisexual, transexual o transgénero (LGBTT), puedes sentir una gama de emociones, desde alivio y aceptación, hasta una sacudida (shock), negación, culpa y enojo. Aproximadamente una de cada cuatro familias en este país tiene un familiar que es LGBTT. Muchas familias luchan, aisladas, ignorando los recursos que la comunidad tiene disponibles para ayudarlas. Le debes a tu hijo y a ti mismo encontrar los recursos, el apoyo y la educación que podrías necesitar para encaminarte hacia el entendimiento y la aceptación.

Uno de los recursos más valiosos es Padres, Familiares y Amistades de Lesbianas y Gays (llamado Parents and Friends of Lesbians and Gays, PFLAG por sus siglas en inglés). PFLAG ofrece una red de grupos de apoyo voluntarios compuestos de personas similares por todo el país (consulta www.pflag.org, en inglés, para encontrar el grupo más cercano). Lo más importante es asegurarle a tu hijo que lo amas incondicionalmente.

Reconoce la fortaleza y el valor de reconocer su homosexualidad (salir del clóset).

Si un familiar se te ha acercado para hablar abiertamente contigo acerca de ser LBGTT, lo más probable es que le haya costado un gran esfuerzo y valor el contártelo. A su vez, depende de ti responder con valor, compromiso, amor y apoyo. La expresión de tu amor y aceptación es sumamente importante para el bienestar de tu hijo o familiar.

Si te enteraste que tu hijo es LGBTT por otra fuente, evita confrontarlo, y en cambio, actúa con fortaleza, valor y respeto, para que se sienta que puede confiar en ti. Haz lo más que puedas para recibir con brazos abiertos a tu hijo, su identidad y su decisión de ser abierto (o no) contigo.

Amplía tu conocimiento sobre temas LGBTT.

No confíes en mitos y estereotipos sin fundamento sobre las personas LGBTT. Existen textos escritos específicamente para ayudar a los padres de jóvenes LGBTT a entender mejor estos temas y construir una relación más sólida con sus hijos. Estos recursos pueden ser encontrados a través de PFLAG, tu biblioteca o librería más cercana, un centro de la comunidad LGBTT (para encontrar el más cercano, consulta la Asociación Nacional de Centros de la Comunidad LGBT con información en inglés en www.lgbtcenters.org), o el Proyecto de Aceptación Familiar, que también provee información en español.

Entiende la importancia de tu apoyo.

Ten en cuenta que la reacción que tengas a la orientación sexual o identidad de género de tu hijo tendrá un impacto mayor en su vida. Los niños o jóvenes LGBTT que son rechazados por sus padres están en mayor riesgo de sufrir depresión, el abuso de sustancias tóxicas y el suicidio que los jóvenes LGBTT de familias que sí los aceptan. Una vez que entienden la importancia que representa su apoyo, muchos padres de jóvenes LGBTT se dan cuenta que a largo plazo han desarrollado una relación más sólida y cercana con su hijo.

No trates de cambiar la orientación sexual o identidad de género de tu familiar.

Mientas que los jóvenes pueden transitar un proceso para llegar a entender su orientación sexual o identidad de género, es importante entender que estos rasgos son parte de la identidad de cada persona y no pueden ser alterados en una persona LGBTT de la misma forma que no pueden ser alterados en otra persona. No te fíes de organizaciones que promuevan “librar a alguien de la homosexualidad” por medio de terapias de “conversión” o “reparación”. Dichas conclusiones erróneas se basan en la idea que algo anda mal con las personas que se identifican LGBTT. Las organizaciones profesionales más importantes, como la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association), la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatric Association), y la Asociación Médica Americana (American Medical Association) han publicado advertencias en contra de dichas “terapias” y sus efectos dañinos en las personas a quienes se les aplican. Los expertos de salud mental consideran que las terapias de conversión son ineficaces, inmorales, y causa de un alto riesgo de padecer depresión, ansiedad, y comportamientos auto-destructivos. En lugar de intentar cambiar a tu hijo LGBTT, ofrécele tu apoyo.

Defiende a tu familiar si lo están molestando u hostigando fuera del hogar.

Es tu responsabilidad proteger a tu familiar LGBTT de prejuicios y hostigamiento —en la escuela, en tu barrio y en la comunidad— como lo harías con cualquier otro familiar. Esto es muy importante si tu familiar recientemente tomó la decisión de salir del clóset en la escuela o con sus amigos. Los resultados de estudios demuestran regularmente que los jóvenes LGBTT están en mucho mayor riesgo de sufrir actos de hostigamiento y violencia de sus pares, que otros jóvenes que no son LGBTT. Asegúrale a tu hijo que estás de su lado.

Reconcilia esta nueva información con tus creencias religiosas.

Conocer que tu familiar es LGBTT puede ser particularmente complicado si sientes que tus creencias religiosas están en contra de la homosexualidad. Una persona LGBTT tiene la misma capacidad de ser espiritual o religiosa que un heterosexual. Mientras que algunas religiones siguen condenando las orientaciones lesbiana, gay y bisexual, la identidad transy aquellos que no se rigen por estereotipos de género, otras religiones públicamente apoyan a las personas LGBTT y a sus derechos. De hecho, dentro de muchas comunidades religiosas, hay grupos de apoyo para los congregantes LGBTT y sus familias, incluyendo Dignidad para los Católicos (Dignity for Catholics, para información en inglés), y Afirmación para Mormones (Affirmation for Mormons, para información en inglés).

Puedes buscar recursos y consejos que te apoyen y te ayuden a reconciliar tus creencias religiosas con el compromiso con tu familiar LGBTT.

Adaptado de Vamos al grano: herramientas para apoyar a la juventud en cuidado del estado, Liga Americana de Protección de Menores (Child Welfare League of America) y Lambda Legal (2006, actualizado en español en 2013).

Las fuentes utilizadas para escribir este artículo son las siguientes:

Caitlin Ryan, David Huebner, Rafael M. Diaz & Jorge Sanchez, Family Rejection as a Predictor of Negative Health Outcomes in White and Latino Lesbian, Gay, and Bisexual Young Adults, 123 Pediatrics 346, 346 (2009).

Caitlin Ryan, Stephen T. Russell, David Huebner, Rafael Diaz & Jorge Sanchez, Family Acceptance in Adolescence and the Health of LGBT Young Adults, 23 J. Child & Adolescent Psychiatric Nursing 205, 210 (2010).

American Psychiatric Association, APA Document Reference No. 200001, Therapies Focused on Attempts to Change Sexual Orientation (Reparative or Conversion Therapies) (2000).

American Psychological Association, Report of the American Psychological Association Task Force on Appropriate Therapeutic Responses to Sexual Orientation (2009) at 86-87, disponible en inglés.

American Medical Association, AMA Policies on GLBT Issues, Patient-Centered Policy H-160.991, Health Care Needs of the Homosexual Population (2005), disponible en inglés.

Para obtener más información: Comunícate con Lambda Legal al 212-809-8585, 120 Wall Street, 19th Floor, New York, NY 10005-3919. Si has sido víctima de discriminación o acoso llama a nuestra línea de ayuda gratuita al 866-542-8336 o visita www.lambdalegal.org/es/linea-de-ayuda.