Conoce tus derechos

Qué hacer cuando ocurre acoso, bullying o discrimen

Si eres administrador escolar o un maestro, aquí encontrarás lo que debes hacer para proteger la seguridad y el bienestar de los jóvenes LGBTT.

Responde inmediatamente.

El personal escolar en cada nivel debe reaccionar inmediatamente después de haber presenciado o haberse enterado de insultos, ofensas y hostigamiento anti-LGBTT. Además de tomar acción, los empleados escolares pueden ofrecer su apoyo a la víctima y/o alertar a los orientadores y a otros empleados solidarios con el problema.

La víctima no es el problema.

A veces cuando un estudiante es víctima del hostigamiento o del acoso escolar, la respuesta de los administradores escolares puede ser aislamiento físico del estudiante que está sufriendo el hostigamiento, asignarle al estudiante una “escolta”, o sugerirle al estudiante que modifique su comportamiento para evitar el maltrato. Las escoltas y el aislamiento pueden tener un valor temporal cuando hay una amenaza seria e inminente a la seguridad del estudiante. Pero generalmente, dichas medidas solo les dan a los administradores escolares una falsa sensación de haber resuelto el problema, mientras que fracasan en mejorar el entorno del estudiante en una forma significativa y sustentable. Además, dichas respuestas pueden aislar y estigmatizar al estudiante que ha sido objeto del hostigamiento.

La disciplina no es el único remedio.

Los administradores escolares a veces suponen que una vez implementen las acciones disciplinarias en el agresor el problema está resuelto. También pueden asumir que si no pueden disciplinar al agresor (por ejemplo, porque desconocen su identidad), no hay forma de responder al problema. Hay muchas formas de responder al hostigamiento más allá de la disciplina, entre las que se incluyen:

• publicar políticas, organizar talleres de orientación y capacitación del personal y/o los estudiantes.

• hacer declaraciones públicas ante los estudiantes y el personal que reafirmen el compromiso de tu escuela por un entorno seguro.

• observar las zonas problemáticas de la escuela.

• ofrecer apoyo institucional de las alianzas de estudiantes gay y heterosexuales así como de otros grupos similares (lee nuestra sección en español sobre las alianzas estudiantiles), también para días de acción como el día nacional de silencio de GLSEN.

No dejes que la confidencialidad y el anonimato sean excusas para dejar de actuar.

Los administradores escolares a menudo suponen erróneamente que si un estudiante está poco dispuesto o es incapaz de identificar al infractor, o pide confidencialidad o anonimato, no hay forma de dar respuesta al hostigamiento. Muchos de los remedios individuales o institucionales tratados en este recurso pueden ser implementados aun y sin saber la identidad de los agresores particulares y sin comprometer la identidad de la víctima.

Hay ayuda, no estás solo. Contacta  la Línea de Ayuda de Lambda Legal al 866-542-8336 o consulta nuestra página web en www.lambdalegal.org/es/linea-de-ayuda si necesitas más información.