Conoce tus derechos

Qué hacer si eres víctima del bullying o acoso escolar

Protégete siguiendo estos pasos sencillos.

Para muchos jóvenes que se identifican como lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y transgénero (LGBTT), o aquellos percibidos como tal y sus amigos, el acoso escolar es una realidad muy seria. Pero no significa que no lo puedas evitar o parar.

Tienes el derecho de ser quien eres y de sentirte seguro. Te presentamos una guía rápida de los pasos a seguir si tú o alguno de tus amigos sufren debido al bullying o acoso escolar.

Habla con alguien en quien confías: amigos, padre o madre, hermano o hermana. Avisa a otras personas.

Desarrolla un plan de seguridad: identifica una nueva ruta para regresar a tu casa después de la escuela. Pídele a alguien que te lleve en carro a tu casa. Y asegúrate de tener un teléfono celular o dinero para hacer llamadas de emergencia.

Apunta lo que te está sucediendo: incluye detalles de qué fue exactamente lo que pasó, quién estuvo involucrado, dónde y cuándo ocurrió el incidente, y si hubo o no testigos.

Habla con el director o principal de la escuela: los orientadores y maestros no siempre tienen la obligación legal de tomar acción en contra del acoso escolar. Pero el principal o director tiene una mayor responsabilidad. Presenta informes y denuncias por escrito, y guarda copias de todos y cada uno de los documentos que entregues y recibas.

Presenta tu queja a un nivel más alto. Si el principal de tu escuela no responde lo suficientemente rápido, presenta tu queja formal al superintendente o al consejo escolar.

Identifica si tu escuela tiene un procedimiento de denuncias. Muchas escuelas públicas reciben fondos federales. Si la tuya es una de estas, la ley federal la obliga a contar con un procedimiento para hacer denuncias (quejas formales).

Avisa a la policía. Las amenazas serias y la agresión física van en contra de la ley. Si ocurren, no dudes en poner una denuncia con la policía.

Haz una denuncia anónima. Si sientes que al identificarte te estás poniendo en riesgo, manda una queja anónima al principal. De esta manera se podría encontrar a los hostigadores particulares en tu escuela, o describir de manera más general el problema de hostigamiento de tu escuela. Por otra lado, pídele a una persona adulta de confianza, como un orientador, que le comunique al director, sin usar tu nombre, que el acoso escolar es un problema real en la escuela. Muchas escuelas tienen procedimientos para dar quejas de forma anónima. Siempre guarda copias de las denuncias que tú mismo hayas presentado o que alguien más haya presentado en tu nombre. No obstante, ten presente que la escuela probablemente tenga la obligación legal de protegerte si los administradores saben que eres víctima de maltrato.

Denuncia el bullying o acoso escolar aun y cuando no sepas quiénes son los acosadores. Es importante que el director de tu escuela sepa que el acoso escolar existe, aun si no eres capaz de identificar quién lo hizo. Como siempre, debes presentar quejas por escrito y guardar una copia. Cuando la ayuda que te han dado en realidad no sea útil, comunícalo.

No te des por vencido si los intentos de tu escuela de parar el acoso escolar no sirven de nada. Habla con el principal sobre distintas opciones para resolver el problema.

Contacta a Lambda Legal si tu escuela no te da una respuesta útil al 866-542-8336 o utiliza nuestro formulario para mandarnos un correo electrónico disponible en www.lambdalegal.org/es/linea-de-ayuda. A través de este enlace puedes conocer las distintas formas en las que Lambda Legal ha ayudado a estudiantes que han sufrido de acoso escolar.